Debido a la caída en las reservas de vuelos como consecuencia de las restricciones por la pandemia de coronavirus, y la consiguiente drástica reducción en las frecuencias y conexiones, la compañía británica British Always ha optado por estacionar muchas de sus aeronaves en Son Sant Joan.

Ya el pasado mes de abril, tal y como recogió Diario de Mallorca, durante el confinamiento Aena informó de que dormían en el aeropuerto de Palma entre 10 y 12 aviones de las compañías Air Europa, Ryanair y Eurowings. En aquel momento no había un gran número de aeronaves al no tener ninguna aerolínea su base en Son Sant Joan, pero este mes de noviembre a las compañías citadas se les ha unido British Airways, que ha decidido estacionar muchas de las aeronaves que no están volando estos meses ni parace que vayan a hacerlo.

Es un hecho que la actividad en Son Sant Joan ha caído a mínimos históricos, entre un 85% y un 90%, de acuerdo a la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA). Es por eso que muchas aerolíneas han optado por aparcar sus aviones a la espera de que se abran las restricciones.

Así las cosas, los aeropuertos han pasado de ser enjambres de aeronaves que despegan y aterrizan a aparcamientos forzosos para las compañías ante la debacle actual del transporte aéreo.